Lectura: Efesios 6:10-20

El antiguo deporte de la cetrería utiliza halcones adiestrados en la búsqueda de caza silvestre. Cuando se le permite a este “depredador educado ” volar libremente, a menudo se eleva demasiado para que los ojos humanos puedan verlo. Así que el cazador a menudo lleva a un pequeño pájaro también entrenado el cual libera poco después de que esto ocurra.  Al observar los movimientos del pequeño pájaro, el hombre siempre puede saber dónde está su halcón, el pequeño pájaro instintivamente teme el depredador y ladea la cabeza para mantenerlo a la vista.

El cristiano necesita desesperadamente la percepción alerta del pequeño pájaro cuando se trata de detectar a su enemigo espiritual. Nuestro adversario, Satanás: “anda como león rugiente, buscando a quien devorar” (1 Ped.5:8). Nuestra responsabilidad, de acuerdo con el apóstol Pedro, es: “sed sobrios y velad”.  Tenemos que estar siempre en alerta.

Sería bueno si Dios tuviera sirenas gigantes para advertirnos de un ataque del diablo. Pero el Señor no trabaja de esa manera. En su lugar, debemos leer la Biblia regularmente, meditar en sus verdades, mantener una actitud de oración constante durante todo el día, y ser lleno del Espíritu Santo. Sólo entonces seremos sensibles a un ataque inminente del maligno, y estar armados con la armadura descrita en nuestra lectura.

1. ¿Está tu sistema de “alerta espiritual” funcionando bien?

2. El que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo. 1 Juan 4:4

NPD/MDH