Lectura: Salmos 5:1-12

¿Es usted una persona mañanera? Algunos de nosotros no lo somos. Tal vez para ti, despertarse y levantarse de la cama sean una odisea diaria. Pero después de que estás completamente alerta, ¿cuál es tu estado de ánimo? ¿Tiene un espíritu de gratitud a pesar de los problemas o aflicciones que pueda tener? ¿Enfrentarás las horas que se avecinan con confianza y esperanza?

Fui desafiado por un epitafio grabado en una lápida en el cementerio de la isla de Mackinac en el norte de Michigan. Enmarcando la tumba de Virginia Verdier Allen, quien murió a la edad de 57 años, estaban estas palabras:

Ella nunca perdió su sentido del asombro

tomando cada día, como una caja de sorpresas

que se abrirá para sorprendernos.

Debemos de admitir que la vida, incluso para los más dedicados del pueblo de Dios puede ser un calvario de penalidades y dificultades. Las circunstancias pueden ser difíciles y las cargas pueden ser pesadas. Pero el Señor nos quiere llevar nuestras preocupaciones ante Dios.  El salmista tenía la idea correcta cuando le dijo a Dios: “Escucha mi grito de auxilio, mi Rey y mi Dios, porque sólo a ti dirijo mi oración.   Señor, escucha mi voz por la mañana; cada mañana llevo a ti mis peticiones y quedo a la espera.”(Salmo 5:2-3).

1. Si comenzamos el día en oración, podremos decir con el salmista: “Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él” (Salmos 118:24).

2. Cada día es un regalo que se abre con la oración.

NPD/VDG