Mártires de la Fe

Chiu-Chin-Hsiu y Ho-Hsiu-Tzu

Jiangxi, China Continental – Durante la era de la Guardia Roja, 1966-1969

Las dos jóvenes cristianas esperaban en el patio de la prisión por la ejecución que había sido anunciada.  Un compañero de prisión que observaba la escena desde su celda describió sus rostros como pálidos, pero increiblemente hermosos; muy tristes, pero dulces.  Humanamente  hablando, las dos estaban atemorizadas.  Pero Chiu-Chin-Hsiu y Ho-Hsiu-Tzu habían tomado la decisión de someterse a la muerte sin renunciar a su fe.

Escoltado por guardias renegados, el verdugo se acercó con un revolver en la mano.  ¡Era el pastor de jóvenes!  Él también había sido sentenciado a morir junto a ellas.  Pero, como en muchas otras ocasiones en la historia  de la iglesia, los perseguidores lo habían tentado.  Le habían prometido libertad si disparaba a las dos jóvenes.  Y él aceptó.

Los dos jóvenes hablaron entre sí en voz baja, y se inclinaron respetuosamente ante su pastor.  Un de ellas dijo: “Antes que dispares, queremos darte las gracias de todo corazón por lo que has significado para nosotras.  Nos enseñaste el camino de la vida eterna, y nos serviste la santa comunión con la misma mano en la cual ahora sostienes el revolver”.

También nos enseñaste que nosotros los cristianos a veces somos débiles y cometemos pecados terribles, pero que los mismos pueden ser perdonados.  Cuando sientas remordimientos por lo que estás a punto de hacer con nosotras, no te desesperes com Judas, sino arrepiéntete como Pedro.  Dios te bendiga y recuerda que nuestro último pensamiento no fue de indignación en contra de tu falta.  Cada cual pasa por momentos de tinieblas.

“Que Dios te recompense por todo el bien que has hecho a nuestro favor.  Nosotras moriremos agradecidas.

Ambas volvieron a inclinarse respetuosamente ante su pastor.

El corazón del pastor estaba endurecido, y les disparó a las jóvenes.

Poco tiempo después el también murió a manos de los comunistas.

Tomado del libro: Locos por Jesús, pags. 102-103.