Siete Evidencias Convincentes #5

Sección especial: ¿Podemos probar que la Biblia es verdad?

Con todos los conocimientos y recursos que actualmente tenemos a nuestra disposición, los hijos de Dios no tienen excusa para no estar preparados “para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15).  En primer lugar,  podemos saber lo que la Biblia dice acerca de sí misma (“las evidencias internas”), y luego podemos aprender de las evidencias más convincentes que corroboren y confirmen sus afirmaciones (“las evidencias externas”).

5. La precisión científica

Siete evidencias convincentes

por Andrew A. Snelling

La Biblia es claramente diferente a cualquier otro documento histórico.  Cada declaración que ella hace que implica a la ciencia no sólo es cierta, sino que fundamental llena los espacios en blanco de nuestra comprensión sobre el origen del universo, la tierra, los fósiles, la vida y los seres humanos.  Cuanto más se estudia y aprende sobre el mundo, más llegamos a apreciar la perfección de la Biblia y su carácter sobrenatural.
La Biblia no pretende ser un libro de ciencia.  Sin embargo, la Biblia dice ser la “verdad desde el principio” (Salmo 119:160), por lo cual todas sus referencias específicas sobre la ciencia deben ser exactas.

De hecho, esta es una forma de autenticidad de la Biblia que se puede probar.  El mismo Cristo, el Verbo de Dios, el cual es el autor de toda la Escritura, afirma que debemos ser capaces de creer todo lo que Él dice acerca de las cosas terrenales (Juan 3:12).
Durante siglos la Biblia ha sido rigurosamente probada en su exactitud científica, y nunca ha fallado.  Y no sólo que la Palabra de Dios siempre es cierta, sino que ha probada ser la clave para entender la actualidad del ¡mundo de Dios!
Los científicos han lanzado todo tipo de hipótesis interesantes sobre los procesos físicos y biológicos que produjeron el mundo que vemos hoy, pero sólo se limitan a observar, probar y experimentar con los procesos y criaturas actuales.  Sólo pueden lanzar conjeturas sobre el pasado basados en las evidencias fragmentarias y supuestos sesgados, que científicamente no se puede probar o refutar, porque no estuvieron presentes para observar lo que sucedió en el pasado distante.
En otras palabras, ellos deben confiar en sus creencias preconcebidas sobre el pasado.  La ciencia es una herramienta útil pero limitada, porque los seres humanos son falibles y sus observadores son limitados.
Por otra parte, Dios, nuestro Creador eterno que tiene todo el conocimiento, estaba presente cuando creó el universo. Él nos ha revelado por medio del relato de testigos y la Biblia, lo que sucedió en el pasado para producir lo que vemos en el mundo de hoy.
La Biblia explica cuándo Dios interviene sobrenaturalmente en los puntos claves de la historia en formas que afectan el estudio de los astrónomos, geólogos, biólogos o antropólogos.  Sin este registro, estaríamos en tinieblas acerca de estos eventos, pero con ella podemos comprender el mundo que vemos hoy.  Para extenderse en este punto con sus interrogadores, se puede acceder a materiales creacionistas fácilmente disponibles, incluyendo extensos artículos que se pueden acceder en Answers Magazine, tales como el “Planeta Tierra” en el número de octubre-diciembre de 2008 (en inglés), también se puede acceder a este tipo de temáticas en www.midevocional.org.
Usted puede compartir cualquier serie de ejemplos bien conocidos en la Biblia cuando ésta ha hecho una afirmación sobre ciencia, que sólo ahora se están empezando a reconocer.  Por ejemplo:
ASTRONOMÍA: La Biblia afirma que el universo tuvo un principio.  Los filósofos y científicos rechazaron esta proclama por más de dos mil años, pero ahora los astrónomos creen que el universo tuvo un principio, una gran explosión llamada BIG BANG; sin embargo, el plazo de tiempo y la forma en si son muy diferentes.
ANTROPOLOGÍA: La Biblia asevera que todos los seres humanos son de una “misma sangre”, descendientes de un hombre y una mujer (Hechos 17:26; 1 Corintios 15:45; Génesis 3:20).  Algunos biólogos del siglo XIX argumentaron que las diferentes razas eran descendientes de animales inferiores, pero la genética de hoy ha comprobado que hay una sola raza humana.

BIOLOGÍA: La Biblia afirma que Dios creó a los animales “según su especie”.  Los biólogos del siglo XIX argumentaron que los animales evolucionaron a partir de otros animales, muy diferentes; pero la biología de hoy confirma que las criaturas sólo se reproducen dentro de su misma especie.

GEOLOGÍA: La Biblia alega que Dios destruyó la tierra y las criaturas que la habitaban por medio de un Diluvio Universal.  Los geólogos del siglo XIX sostuvieron que las capas de rocas y fósiles encontradas se formaron como sedimentos que se depositaron lentamente, pero la geología de hoy confirma que las capas de rocas se depositaron muy catastróficamente, enterrando fósiles en cuestión de pocos minutos u horas.
Puesto que la Biblia ha salido victoriosa en cada asunto de la tierra en la que ha sido probada, ¿por qué la gente no confía en lo que dice? El problema no es la verdad de la Escritura, sino el vano razonamiento y la “ignorancia intencional” (Romanos 1:21; 2 Pedro 3:5).
Ciencia en la Biblia
La Biblia nos ofrece muchos ejemplos concretos de ciencia sorprendentemente precisa, y la ciencia ha descubierto muchas evidencias sorprendentes de que el universo y la tierra son jóvenes, como la Biblia describe.

Astronomía

  • Las estrellas son innumerables (Génesis 22:17; Jeremías 33:22)
  • Las estrellas difieren en gloria “(1 Corintios 15:41)
  • Las estrellas siguen un patrón predecible (Jeremías 31:35)
  • La Tierra es redonda y no plana (Isaías 40:22; Salmo 103:12)
  • La Tierra cuelga sobre nada (no se construye sobre pilares) (Job 26:7)
  • La evidencia científica de un universo joven:

1)      Las galaxias espirales

2)      “Los faltantes” remanentes de supernovas

3)      Los cometas de corta duración

4)      La Luna se aleja de la Tierra
Geología

  • El ciclo del agua (Eclesiastés 1:7; Isaías 55:10)
  • Las corrientes marinas (Salmo 8:8)
  • “Las fuentes del abismo se rompieron” (Génesis 7:11)
  • La evidencia científica de una tierra joven:

1)      Continentes se erosionan demasiado rápido

2)      El exceso de lodo en el fondo del mar

3)      El exceso de sodio en el océano

4)      La descomposición demasiado rápida del campo magnético terrestre

Biología

  • La circulación de la sangre (Levítico 17:11)
  • La evidencia científica de reciente creación:

1)      La programación del ADN con sus secuencias de proteínas de complejidad irreducibles.

2)      La falta de eslabones perdidos en el registro fósil.

3)      Los vasos sanguíneos en fósiles de dinosaurio
Acerca del autor: El Dr. Andrew Snelling tiene un doctorado en geología de la Universidad de Sydney y ha trabajado como geólogo consultor de organizaciones, tanto en Australia como en América.  Es autor de numerosos artículos científicos, y es ahora director de investigación de Respuestas en el Génesis, USA.  Publicado originalmente en idioma inglés en Answers Magazine, publicación #6.3, 2011.

Puedes buscar una copia descargable PDF en:

1. Sección: Herramientas para crecer / Estudios Bíblicos / Siete Evidencias

2. También puedes hacer click sobre la biblia roja.