A través de diferentes entregas estaremos compartiendo con ustedes los padecimientos que por la fe han sufrido hermnos y hermanas tan en el pasado como el presente recordando y siendo testimonio para nosotros de lo que dice la Biblia: “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” 2 Timoteo 3:12
Esteban

Esteban fue el siguiente en padecer. Su muerte fue ocasionada por la fidelidad con la que predicó el Evangelio a los entregadores y matadores de Cristo. Fueron excitados ellos a tal grado de furia, que lo echaron fuera de la ciudad, apedreándolo hasta matarlo. La época en que sufrió se supone generalmente como la pascua posterior a la de la crucifixión de nuestro Señor, y en la época de Su ascensión, en la siguiente primavera.

A continuación se suscitó una gran persecución contra todos los que profesaban la creencia en Cristo como Mesías, o como profeta. San Lucas nos dice de inmediato que «en aquel día se hizo una grande persecución en la iglesia que estaba en Jerusalén», y que «todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles».

Alrededor de dos mil cristianos, incluyendo Nicanor, uno de los siete diáconos, padecieron el martirio durante «la tribulación que sobrevino en tiempo de Esteban».

Fuente: “El Libro de los Mártires”, Jhon Foxe