Música y más

Preciosa Sangre la nueva producción de Sheila Romero

“El enfoque central es apuntar hacia la verdad bíblica más importante: Jesucristo es el camino, la verdad y la vida”.

Producido por Moisés Carranzana (Blest), Kervin Lebrón y Sheila Romero, esta producción consta de diez temas cuyo enfoque central es apuntar hacia la verdad bíblica más importante: Jesucristo es el camino, la verdad y la vida.

Preciosa Sangre se caracteriza por sus expresiones de alabanza y de reconocimiento de Jesucristo, imbuidas en tonadas y ritmos de pop rock y balada aptos para ser empleados en los tiempos de adoración congregacional.

La primera parte — que incluye los temas “Haz Como Quieras”, “Corazón de Adorador” y “Esperándote” — es un clamor por la presencia de Dios, mientras que hacia la mitad de la producción –“¡Cómo No Voy a Adorar!”, “Preciosa Sangre” y “Mi Salvación” — la temática gira hacia la proclamación de Jesús como Salvador, quien manifestó su amor y su poder a través de su muerte y resurrección.

La victoria del Cordero toma un papel preponderante en el tema y primer sencillo promocional, “La Puerta”. Cerca del final del álbum, las canciones versan sobre la consecuencia de vivir bajo la comprensión y aceptación del Evangelio: “Esperaré en Ti” y “Estás Aquí” hablan de una confianza apacible en la Palabra y el carácter fiel de Dios, y la petición de ser purificado por la presencia de su Espíritu.

Y finalmente, llega un tema que pudiera ser considerado un salmo, “Yahvéh”, que glorifica a Dios como el “fuerte guerrero de invariable fidelidad”, una expresión final de honra al Señor, que cuenta con la participación vocal de David Scarpeta.

El Mensaje de «Preciosa Sangre»

El mensaje central de Preciosa Sangre consiste en resaltar el plan de Dios para Jesucristo: “Vino a reconciliarnos con nuestro Padre”, puntualiza Sheila. “La sangre de Jesús es preciosa porque él es el único que pudo pagar el castigo por el pecado del hombre y satisfacer la justicia divina que Dios exigía”, agrega ella hablando con una pasión por el tema que no puede ocultar.

“Jesús se vuelve nuestro sumo sacerdote, quien entra a ese lugar para poder entonces abrir la puerta e interceder por nosotros como sus hijos, como su creación, y entonces poder presentarnos delante del Padre. Él es nuestro abogado, y está a nuestro favor”, declara Sheila, admitiendo que para ella es muy importante recordar que no hay nada que pueda separarnos del amor de Dios, “porque por eso es que Jesús se entregó y esa sangre es lo que propicia y abre la puerta para que existiera esa reconciliación”.

Este nuevo álbum significó para Sheila Romero una oportunidad de crecimiento en varias áreas: como artista en el sentido creativo (por cuanto por primera vez participó como productora, componiendo cinco canciones y teniendo a cargo los arreglos musicales correspondientes), como espiritual y en el sentido escritural, puesto que el proceso le exigió profundizar en las Biblia y en la oración, apartando tiempo para encontrar qué era lo que Dios quería que transmitiera en esta producción.

El Proceso de Escritura

Que el álbum sea fuertemente cristocéntrico no es un hecho fortuito: Sheila se supo fuertemente guiada por Dios a colocar la sangre de Cristo como temática central y se abocó a trabajar en sus letras.

“Primero hago una lista muy larga de todo que quisiera decir en una canción, todas las palabras, verbos o adjetivos que me llamen la atención que aparezca en toda la Biblia, y que me puedan arrojar luz a la hora de componer”, explica Sheila sobre su meticuloso trabajo de investigación. “Ya que tengo eso y que tengo la idea de lo que quiero componer, viene un tiempo de intimidad; me retiro en ayuno y oración. Puedo estar todo el día componiendo… hay canciones que salieron en la mañana, hay otras que salieron en la tarde”, comenta.

Sheila Romero admite no dejar de sorprenderse al escuchar las letras que Dios le permitió componer. Considera que Dios la llevó a un nivel de excelencia escritural.

“Cuando nos rendimos y estamos dispuestos a subir a ese nivel — lo cual requiere disciplina, paciencia, perseverancia y determinación — como dice Él, en lo poco le fuiste fiel, en lo mucho te pondrá. Él quiere ponernos en lo mucho, pero también hay un trabajo que nos toca a nosotros hacer. Yo creo que Dios vio mi pasión en hacer ese trabajo desde lo poco que tenía, hasta lo mucho que tal vez he alcanzado hoy, pero siempre con la misma pasión de darle lo mejor”, concluye Sheila.

 

Síguela en Twitter.com/SheilaRomeroMus y Facebook.com/SheilaRomeroMusic.

Tomado de: zonavertical.com