Precioso Señor, toma mi mano

Lectura: 2 Corintios 1:2-6 Nunca sabemos cuándo necesitaremos del consuelo de Dios o cuando su...

Lee mas