Lectura: Salmos 66:8-20

Cuando sufrimos dolor y la pérdida, a veces nos preguntamos: “Si el Señor está con nosotros, y ¿por qué nos sucede todo esto?”  La Biblia nos habla del futuro en general de la historia humana, pero no proporciona ninguna explicación específica a los eventos que tienen lugar a diario en nuestras vidas.  A veces, ocurren tragedias que entendemos, sin embargo por regla general no somos capaces de comprender el misterio de la enfermedad o de los accidentes.

Incluso en tiempos de trauma desconcertante, podemos aferrarnos a este consejo para mantener nuestra fe: “Entre ustedes, ¿quién teme al Señor y obedece a su siervo?  Si caminan en tinieblas, sin un solo rayo de luz, confíen en el Señor y dependan de su Dios.” (Isaías 50:10).

Eso es lo que W. A. Shelton hizo.  Él fue un pastor de la una iglesia en Gadsden, Alabama, y perdió a su esposa, a quien amaba mucho.  Sin embargo, honestamente pudo decirle a su amigo Denson Franklin, “La extraño mucho, pero estoy en el equipo de Dios, y Él es el Capitán y Director.  Él controla todo tras bambalinas en teatro de la vida, y yo me dirijo a donde Él me indique.  Él me ha llamado a ejecutar esta obra maestra.  Yo no soy capaz de comprenderla completamente, pero seguiré realizando el papel para el cual fui llamado en su equipo.”

1. ¿Estás pasando por circunstancias que no entiendes? Clama al Señor (Sal. 66:17,19-20), y sigue confiando en Su sabiduría y bondad.  Él entiende todo y se preocupa por ti.

2. Cuando todo parezca estar en contra de ti, recuerda que Dios está contigo.

NPD/VCG