Creacionismo

Hace ya algunos años y como parte de una campaña de marketing para atraer a nuevos suscriptores, la revista National Geographic publicó una revista llamada: “10 imágenes que nunca olvidaré”.  Se incluían en la revista fotos tales como la del astronauta Buzz Aldrin en la Luna, el Monte Santa  Helena entrando en erupción y la un jaguar brasileño extendido a través de una rama de un árbol.

Mientras miraba es revista, me recuerde que estas 10 escenas inolvidables son posibles sólo por 10 inolvidables palabras: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:01).

En esta era de ciencias sofisticadas, podemos ser influenciados a perdernos en este punto clave, ya que gran parte de lo que leemos supone al origen del universo sin un Dios de por medio.  Tenemos que recordar que Dios hizo la luna, las montañas, los jaguares y humanos.

La escritura dice muchas veces que Dios es la primera causa detrás de todo esto:

“¡Sólo tú eres el Señor!

Tú has hecho los cielos,

y los cielos de los cielos

con todas sus estrellas.

Tú le das vida a todo lo creado:

la tierra y el mar

con todo lo que hay en ellos.

¡Por eso te adoran los ejércitos del cielo! (Nehemías 9:6 – NVI).

En el principio tú afirmaste la tierra,
y los cielos son la obra de tus manos. (Salmo 102:25 – NVI).

Señores, ¿por qué hacen esto? Nosotros también somos hombres mortales como ustedes. Las buenas nuevas que les anunciamos es que dejen estas cosas sin valor y se vuelvan al Dios viviente, que hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos.  (Hechos 14:15 – NVI).

Son tan sólo 10 palabras. No nos olvidemos de ellas. Ellas son la base de toda la belleza y la majestad del Universo en el que vivimos.

El viento y el agua, la luz y el césped, nos hablan de la fidelidad de Dios; demos a Dios nuestra alabanza, por la bondad que muestra.

¡Sabes, toda la creación de Dios lleva autógrafo!

NPD/DB