¡Sabes, no tengo por qué escucharte!

Lectura: Isaías 30:8-17 ¡Sabes, no tengo por qué escucharte!  Esa es una frase que a ningún padre...

Read More