Como barro en sus manos

Lectura: Jeremías 18:1-10 En el libro de Jeremías se nos cuenta sobre cómo este profeta aprendió un atributo de Dios en la casa del alfarero (Jer.18:1-10).  El relato nos habla de un alfarero que estaba trabajando con su rueda, dándole forma a una vasija con sus manos; de repente algo salió mal, quizás por alguna impureza del material, o por un impulso mal realizado.  Pero esto no lo deprimió, no desechó la pieza que estaba formando, por el contrario, volvió a amasar la arcilla, y muy pronto lo que estaba defectuoso se convirtió en una maravillosa vasija funcional. Esta...

Read More