Vivir en dos mundos

Lectura: 2 Corintios 2:1-11 Existe un pequeño pez que es nativo de América del Sur, y recibe el curioso nombre de “cuatro ojos”. El Creador lo diseñó con una característica muy particular, le dio unos grandes ojos saltones con un lente de aire en la mitad superior y un lente de agua en la mitad inferior; así que cuando nada cerca de la superficie, puede mirar el mundo que tiene por encima y al mismo tiempo el mundo acuático que le rodea, por lo tanto saca provecho de los dos mundos. En cierto sentido los creyentes somos similares a...

Read More