Un auto en llamas

Lectura: Colosenses 3:1-11 Siempre que oímos la palabra ídolo, viene a nuestra mente que se trata de una estatua de una persona o un animal, como por ejemplo, el caso del becerro de oro que los israelitas hicieron justo después de salir de Egipto (Éxodo 32:1-6).  Lo sabemos debido a sus mandatos (Ex.20:4) y estos ejemplos que Dios ha dejado a través de muchos libros de la Biblia (2 Rey.17:12; Salmos 96:5; Isaías 31:7; Ezequiel 6:4, 1 Juan 5:21, etc.).  ¿Pero será posible estar adorando a un ídolo sin saberlo o por lo menos no conscientemente? Mediante una noticia...

Read More