El poder de la mansedumbre

Lectura: Mateo 5:1-10 Muchos consideran a la mansedumbre como una debilidad, debido a que el mundo en su generalidad está dominado por los fuertes, los que dominan el dinero y en ocasiones por los que toman los caminos equivocados como las drogas o la delincuencia.  Pero sin duda, prácticamente nadie quiere ser el débil de quien todos se aprovechan. Cuando el Señor dijo: “Bienaventurados los mansos”, no se estaba refiriendo que debemos ser débiles de carácter, que tenemos que ir por la vida como la alfombra a la que todos maltratan.  A lo que se refería era que pusieran...

Read More