Siete Evidencias Convincentes #4

Sección especial: ¿Podemos probar que la Biblia es verdad?

Con todos los conocimientos y recursos que actualmente tenemos a nuestra disposición, los hijos de Dios no tienen excusa para no estar preparados “para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15).  En primer lugar,  podemos saber lo que la Biblia dice acerca de sí misma (“las evidencias internas”), y luego podemos aprender de las evidencias más convincentes que corroboren y confirmen sus afirmaciones (“las evidencias externas”).

4. Profecías cumplidas

Siete evidencias convincentes

Por Dan Hayden

Entre las muchas evidencias que confirman el sorprendente origen divino de la Biblia, sin duda, está su riqueza de profecías cumplidas desde su inicio.  Tan sólo unos pocos ejemplos deberían ser suficientes para pasmar a todos, aun a los críticos más duros y reacios.

La exactitud de sus predicciones de acontecimientos futuros que no tienen prácticamente ninguna probabilidad de que ocurran por casualidad, son espectaculares, precisamente porque parecen muy supra humanos.  Los pronosticadores populares tales como Nostradamus han entretenido a generaciones con sus elaborados acertijos de adivinación sobre el futuro, a pesar de su lamentable historial de inexactitud.

Con impecable precisión, la Biblia siempre ha revelado el futuro de los siglos.

Pero la profecía bíblica es diferente a todas las otras predicciones. Con un detalle increíble, claridad directa, y una precisión impecable, la Biblia siempre ha desvelado el futuro desde hace siglos.

Los críticos de la Biblia, por ejemplo, han querido retorcer las visiones proféticas de Daniel, el profeta judío del siglo VI antes de Cristo en Babilonia.  Con una precisión de ojos de águila, Daniel interpretó dos sets de sueños, uno de un gobernante pagano (capítulo 2) y el otro del mismo profeta (capítulo 7), en donde profetizó el curso de la historia del Oriente Medio de los próximos cinco siglos.

Daniel describe con exactitud el surgimiento y el flujo exacto de los cuatro imperios empezando con Babilonia, pasando por Medo-Persia, llegando a Grecia y terminando con Roma.  Incluso previó el meteórico ascenso al poder del conquistador griego Alejandro Magno, así como la división final de su imperio griego por medio de cuatro de sus generales que le sucedieron (Daniel 7:6, 8:5-8,11:2-4).

Desesperados por encontrar las implicaciones de este fenómeno profético, los escépticos del siglo XIX inventaron escenarios de dataciones para tratar de colocar el momento en que se escribió el libro de Daniel después de los acontecimientos.  La investigación cuidadosa por parte de los estudiosos modernos del texto, sin embargo, han validado el origen temprano de esta profecía, y han  establecido a Daniel como su auténtico autor.1  La profecía de Daniel verdaderamente nos debe causar asombro y un “Wow”, que claramente pone en evidencia la naturaleza divina de la Biblia.

Profecías Históricas

Sin embargo, la Biblia está llena de otras increíbles y sobrenaturales predicciones, que al igual que Daniel, pueden ser verificadas por los registros históricos.  Las profecías históricas que hablaban sobre el futuro en el momento en que se escribieron, pero que más tarde se hicieron realidad son particularmente eficaces como pruebas de confiabilidad de las Escrituras.

Su capacidad para apuntar a la profecía de Ezequiel sobre la destrucción de la ciudad fenicia de Tiro (Ezequiel 26) o la predicción asombrosa de Isaías sobre la venida del Reino del rey persa Ciro, 200 años antes de su nacimiento (Isaías 44:28), sin duda le darán una ventaja en cualquier discusión sobre la autenticidad de la Biblia como un libro divino.  Sólo el verdadero Dios puede predecir de manera consistente tales sucesos lejanos, tal como Dios mismo lo afirma (Isaías 41:21-23, 48:3-5).2

Las profecías mesiánicas

Y así de eficaces son las profecías mesiánicas que fueron validadas en el Nuevo Testamento, que nació de una virgen, su humanidad y Deidad, que sería capaz de hacer promesas, pactos eternos, etc.  Estas y otras son evidencias que están en la Biblia, pero ésta no necesariamente en un libro de historia o mencionado por un historiador de la época.

Al compartir los detalles de cualquier ejemplo, uno debería tener suficiente para entender el  punto.  Considere la posibilidad de que Miqueas, el profeta del siglo VII antes de Cristo, quien predijo que Cristo nacería en Belén (Miqueas 5:2).  Los padres de Cristo, María y José, vivieron en Nazaret, que no se encontraba cerca de Belén.  Así que Dios usó un censo romano para impuestos, para enviar a los padres terrenales de Jesús hacia el sur en un arduo viaje a la pequeña ciudad de su nacimiento.

Sin embargo, Miqueas predijo con exactitud este evento más de 600 años antes de que ocurriera. Jesús no pudo haber manipulado los hechos, ni Lucas tampoco, el historiador que dejó constancia de su cumplimiento.  Más de trescientos sesenta profecías mesiánicas se han cumplido, y con esto se ha validado la Biblia como la Palabra de Dios.

A medida que usted esté más familiarizado con esta categoría de increíbles predicciones bíblicas, sin duda estará más equipado para dar evidencias creíbles de que la Biblia es la verdad impecable de Dios para la humanidad.  Tal vez incluso aumentará su propio entusiasmo acerca de su fe.

Más en línea

El Antiguo Testamento está lleno de docenas de profecías mesiánicas específicas que se cumplieron milagrosamente.  Cada creyente debería memorizar las más obvias y memorables de todas ellas.

Se incluyen profecías específicas sobre SU VIDA: Su nacimiento de una virgen (Isaías 7:14, Mateo 1:18), su nacimiento en una pequeña ciudad de Belén (Miqueas 5:2, Mateo 2:1), y como sanador de ciegos y necesitados (Isaías 35:5-6; Mateo 11:5).

PROFECÍAS ACERCA DE SU SACRIFICIO Y MUERTE: Golpeado y escupido (Isaías 50:6, Marcos 14:65), crucificado con los pecadores (Isaías 53:12, Marcos 14:65), y enterrado con los ricos (Isaías 53:9; Mateo 27:57-60).

PROFECÍAS ACERCA DE SU VICTORIA SOBRE LA MUERTE: Su resurrección de entre los muertos (Salmo 16:10, Marcos 16:06), su ascensión al cielo (Salmo 68:18, Marcos 16:19), y su exaltación a la diestra de Dios (Salmo 110 : 1, 1 Pedro 3:22).

Puedes encontrar más recursos, así como una tabla con las principales profecías cumplidas por Jesús en la siguiente dirección http://www.answersingenesis.org/articles/am/v6/n2/fulfilled-messianic-prophecies (inglés), así como su respectiva traducción y otros materiales en diferentes sitios de apologética (te recomendamos nuestra página www.midevocional.org), así como en la revista Answers en línea, la cual es una herramienta apologética para defender la Biblia.
Acerca del autor: Dan Hayden tiene un ThM del Seminario Teológico de Dallas.  Continúa educando y entreteniendo en su podcast de Internet, “A Word from the Word” (Una Palabra de la Palabra), mientras que se desempeña como director de los ministerios de Sola Scriptura.Publicado originalmente en idioma inglés en Answers Magazine, publicación #6.3, 2011.

Puedes buscar una copia descargable PDF en:

1. Sección: Herramientas para crecer / Estudios Bíblicos / Siete Evidencias

2. También puedes hacer click sobre la biblia naranja.